Cristy Reyna Álvarez denuncia delitos graves en contra de Jorge Zarate Medina y Raúl García Martínez del Instituto Catastral de Oaxaca

 

• Solicita al gobierno estatal que encabeza Alejandro Murat y organismos, secretarías, institutos de la mujer, de feministas y más a que volteen su atención a éste caso que causa consternación en la sociedad, ya que violan sus derechos laborales y de género.

Por Alejandro López López/ @NuevoSigloOax CRISTY REYNA ALVAREZ, quejosa, en el juicio de amparo 335/2020 Mesa 1 A, del Juzgado Cuarto de Distrito, de éste Décimo Tercer Circuito y madre de tres menores hijas, inició a trabajar para Catastro en el mes de agosto del año 2007, como delegada de catastro, ha estado en Huajuapan, Juxtlahuaca y Miahuatlán, hasta el año 2013 estuvo por honorarios, pues en ese año le dieron Nombramiento desde donde ha desempeñado su trabajo de forma eficiente y con gran responsabilidad en beneficio de la ciudadanía, siempre representando al gobierno de manera institucional. La funcionaria narra que “A partir del 19 de mayo del presente año 2020 he sido víctima de abusos de autoridad, mobbing laboral, abuso, hostigamiento, violencia de género y demás actos de que soy objeto y que denigran mi condición como mujer, actos cometidos por parte del Director del Instituto Catastral del Estado de Oaxaca, Jorge Zárate Medina (recién nombrado), así como del Jefe de la Unidad de delegaciones catastrales dependiente del mismo Instituto Catastral (Raúl Marcelino García Martínez), de quién constantemente recibo amenazas de forma personal y vía telefónica para que les firme la renuncia a mi cargo actual de delegada Catastral del Distrito de Miahuatlán, Oaxaca”. Al respecto existe en trámite un Juicio de Amparo del cual ya tiene una suspensión para que esos funcionarios se abstengan de molestar, intimidar, agredir, amenazar, torturar, hostigar, privar de la libertar, secuestrar y/o levantar, a la suscrita, incluso esto también le notificaron al gobernador del Estado, Alejandro Murat Hinojosa el día martes 26 de mayo de 2020 del que se espera ponga orden en esta dependencia que está al servicio del pueblo y no de los carroñeros funcionarios que solo buscan beneficiar ese y beneficiar a sus allegados. La quejosa menciona que, el día lunes veinticinco de mayo del presente año los referidos funcionarios mandaron a personas a la delegación y violaron las chapas de las puertas de las oficinas de Catastro en Miahuatlán y sacaron sellos, tomos de expedientes concluidos , formas oficiales, computadoras, discos duros, con la finalidad de fincarme responsabilidad, hostigarme, amedrentarme y presionarme para firmar la renuncia, hechos de los cuales interpuse la denuncia correspondiente ante la Fiscalía de Miahuatlán y está registrado bajo el número de carpeta de investigación 16688FMIA/2020, por los delitos de robo y robo de documentos oficiales. “Pese a esta situación, estos funcionarios me dicen que por órdenes del Gobernador debo renunciar pues pondrán a sus amigos en esos puestos, sin respetar mi nombramiento, antigüedad y mi trabajo, pues les consta que no existen quejas de los ciudadanos, no hay rezago en la delegación pese a la pandemia nos han obligado a trabajar sin que nos proporcionen las medidas necesarias; aunado a lo anterior no se siguió el procedimiento conforme a derecho para destituirnos, si no están utilizando la violencia en mi contra aprovechándose de que soy mujer y me mandan a amenazar para que renuncie diciendo que me harán daño a mí o alguna de mis hija”, dijo.. De acuerdo a la ley yo no puedo ser obligada a firmar una renuncia sin que exista causa justificada, pues me ordenaron que no me presente a las oficinas, y que me dejarán de pagar a partir de esta quincena pese a un problema grave de salud que tengo y del cual ya fueron informados mis superiores, mencionó. Cabe hacer mención que esta dependencia en el Distrito de Miahuatlan en su informe de actividades ocupa el primer lugar en trámites concluidos en favor de la población. Es decir que la funcionaria catastral ha cumplido puntualmente con su trabajo y no existe causa o justificación alguna para que le hagan esto solo por ser mujer, por ello también se interpone queja en la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca.